Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Política de Cookies.

Artículos

Qué es la Mediación Familiar

Pero ¿Qué es y en que consiste exactamente la Mediación Familiar? La Mediación Familiar trata de ayudar en casos de divorcio y separación, conflictos padres-hijos, desacuerdos por reparto de una herencia y cualquier otro conflicto que tenga lugar en el seno familiar.

Seguramente muchos de vosotros/as hayáis escuchado este término últimamente en más de una ocasión: Mediación Familiar. La Mediación es un método alternativo de resolución de conflictos. En este apartado trataremos de diferentes aspectos de esta nueva disciplina que se está abriendo paso poco a poco en nuestra sociedad. En la Mediación una tercera personal neutral, ayuda a las partes a hablar de sus conflictos y a que lleguen a una solución consensuada que beneficie a ambas partes.

La Mediación Familiar es un método que algunos dicen alternativo, otros complementario, al litigio judicial y otros métodos. Normalmente las familias resuelven satisfactoriamente sus desacuerdos por si mismas, pero sucede en algunas ocasiones los conflictos se enquistan y la familia se ve envuelta en un círculo vicioso del que le es difícil salir, es ahí donde la Mediación , como figura neutral e imparcial puede aportar mucho, ayudando a desbloquear la comunicación y a buscar alternativas.

La mayor parte de los casos de Mediación se refieren a separaciones y divorcios aunque se puede aplicar a cualquier conflicto familiar: desacuerdo sobre herencia entre hermanos, conflictos entre padres e hijos, desacuerdo entre hermanos sobre el cuidado de un progenitor ,desavenencias en la gestión de una Empresa familiar o cualquier otro conflicto entre los miembros de una Familia.

La Mediación Familiar tiene algunas características que la definen:

  • La voluntariedad: todas las partes tienen que acudir voluntariamente. En algunos casos se intenta forzar la participación de alguna de las partes y esto es, de por si , contradictorio con la mediación ya que es una de las características que la definen.
  • Las partes tienen un papel muy activo en el proceso de mediación  y son la que tienen que aportar la solución. Esto es, el mediador dirige el proceso pero no da, ni siquiera sugiere, la solución, son las partes las que deciden cual es la solución que mejor se adapta a sus necesidades y circunstancias.
  • Confidencialidad. Todas las partes se comprometen a que lo que se trate en las sesiones de mediación no puede salir de ese ámbito, tampoco se puede usar en un juicio si se interrumpe la Mediación y  se opta por la vía judicial.
  • Un mediador no es un terapeuta, ni un consejero ni un asesor. Trabaja con conflictos concretos y delimitables, si el conflicto va más allá de ese aspecto concreto habría que derivar el caso a otro profesional. El mediador trabaja con situaciones "delicadas" donde hay muchas emociones implicadas y muy intensas, pero no trabaja eso aunque si lo tenga en cuenta. Su misión es ayudar a resolver el conflicto concreto.
  • Todos ganan. En la lógica de la mediación está que cuando todas las partes trabajan juntas para buscar una solución , todas las partes ganan ,en contraposición al litigio judicial donde unos ganan y otros pierden.

Las ventajas de la Mediación son:

  • Más barato económicamente que el litigio judicial
  • Promueve la comunicación y de esa forma hace que todas las partes se pongan en el punto de vista del otro y puedan comprender mejor su postura.
  • Desde el punto de vista emocional salvaguarda la relación esto es, aunque las partes en litigio no continúen su relación no se dañan mutuamente. Esto es especialmente importante en las separaciones con hijos ya que es importante que la relación no esté muy dañada pues tendrán que seguir teniendo relación como padres aunque ya no la tengan como pareja.
  • En la mediación se tiene en cuenta las necesidades de todas las personas involucradas en el conflicto aunque no estén presentes ,como los hijos en los casos de separación y divorcio o los progenitores en el caso de desacuerdo sobre sus cuidados. Además es una de las razones más habituales por las que las personas acuden a Mediación, quieren hacer lo mejor para sus hijos y para tercera partes.
  • Los acuerdos alcanzados con la Mediación Familiar se cumplen más y son más duraderos que las sentencias judiciales o aquellos alcanzados con otros métodos. Esto es así porque son las partes tienen en cuenta sus especiales circunstancias diferentes a las de cualquier otra familia, y alcanzan un compromiso mayor con sus propias decisiones que las tomadas por otros.

Es por esta serie de ventajas que la Unión Europea lleva tiempo incentivando y promoviendo la Mediación, así como el Estado Español que aprobó la Ley estatal de Mediación hace unos meses, donde se estipula que el/la Mediador/a tiene que tener una formación universitaria, una formación específica en Mediación y en técnicas de Resolución de Conflictos.

Mª Teresa García López

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Telf: 644 41 45 04

C/ Don Juan I, 21 Local 5

No tienes permisos para enviar comentarios. Sólo usuarios registrados. Regístrate.

Quieres publicar o comunicarnos
un próximo evento
para publicarlo en ALCALÁ Y LOS NIÑOS
Rellena nuestro formulario
Anúnciate en nuestra web
Solicita información para publicar
su empresa en
ALCALÁ Y LOS NIÑOS
Rellena nuestro formulario
Colabora con nosotros
Si eres un profesional en tu sector
tu opinión nos interesa en
ALCALÁ Y LOS NIÑOS
Rellena nuestro formulario