Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Política de Cookies.

Albert Camus y los maestros

Reflexiones sobre la carta que Albert Camus le escribió a uno de sus profesores , después de recibir el Premio Nobel de Literatura.

En ella le cuenta que fue él una de las primeras personas en las que pensó cuando le dieron la noticia de que era el elegido para recibir tan honorable premio.

Camus le da una importancia relativa al premio Nobel, pero reconoce que sin la ayuda, el afecto y el corazón generoso de aquel profesor, aquel niño nacido en una modesta familia, que tuvo que emigrar a Argelia desde su Francia natal, nunca hubiera conseguido semejante logro.

Es curioso ver cómo, un autor de la talla de Albert Camus, gran novelista, dramaturgo, que trabajó también como director y editorialista de un periódico, que él mismo había fundado, en la cumbre de su carrera, se acuerda de aquel maestro que le enseñó a leer, a sumar y restar, a recitar de memoria los ríos y las montañas, pero que además yo diría que dejó en él lo más importante, la sensibilidad para seguir aprendiendo la naturaleza de las cosas, el gusto por agrandar su visión del mundo, y la humildad necesaria para reconocer que nunca sabemos lo suficiente, y que de todo y de todos se puede aprender.

Todo esto de lo que habla Camus, choca frontalmente con lo que estamos viviendo hoy en día, que tan menospreciada está la labor que los maestros y maestras desempeñan día a día en las aulas, y que tan pocos apoyos recibe de la sociedad en general y de los diferentes gobiernos en particular. ¿Por qué la enseñanza pública tiene que estar siempre luchando por sus derechos, en un eterno devenir entre unos gobiernos y otros, luchando también porque lo privado no invada su espacio, cuando debería ser el tesoro mejor guardado, mejor cuidado, más mimado de todo país?

Decía Camus que cada generación tiene que rehacer el mundo en el que vive, y son los maestros, junto con los padres, los que tienen la llave para formar seres humanos libres e inconformistas, capaces de transformar la hostilidad de la realidad que vivimos, en el reencuentro del hombre consigo mismo.

No tienes permisos para enviar comentarios. Sólo usuarios registrados. Regístrate.

Otros artículos relacionado que te pueden interesar

Quieres publicar o comunicarnos
un próximo evento
para publicarlo en ALCALÁ Y LOS NIÑOS
Rellena nuestro formulario
Anúnciate en nuestra web
Solicita información para publicar
su empresa en
ALCALÁ Y LOS NIÑOS
Rellena nuestro formulario
Colabora con nosotros
Si eres un profesional en tu sector
tu opinión nos interesa en
ALCALÁ Y LOS NIÑOS
Rellena nuestro formulario