Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Política de Cookies.

Lateralidad y rendimiento escolar

La lateralidad es la distribución ordenada de las funciones de los dos hemisferios cerebrales (derecho e izquierdo). Nuestro cuerpo tiene órganos repetidos y aparentemente iguales: Ojos, oídos, manos y pies. Sin embargo para poder funcionar correctamente una de estas dos partes, debe tener un papel predominante a la otra. (Diestro –zurdo).

Por ejemplo: Para escribir bien nos tenemos que especializarnos en una de las dos manos ya que de lo contrario nuestro cerebro tardaría más en procesar la orden de escribir y no sería un acto automático. Así nacemos con la predisposición de nuestro cerebro a elegir una de las dos partes como preferente. Es decir nuestro cerebro es el que nace zurdo o diestro. Eso es lo que determina la Lateralidad. 

Pero para poder tener una dominancia lateral primero tenemos que desarrollar cada parte del cuerpo correctamente. Es decir desde el nacimiento hasta los 5 o 6 años, debemos ejercitar, mover y utilizar ambos lados por igual para que estos funcionen correctamente. Y así formarnos un mapa mental de nuestro propio cuerpo.

Estas etapas  pre-laterales son la base. Y lo normal en ellas es que los niños utilicen las dos manos y pies indistintamente. Por ello, no es aconsejable obligarlos durante su desarrollo a utilizar una mano en concreto, pues se podría facilitar la creación de una lateralidad cruzada (ojo derecho - mano izquierda) y utilizar como preferente un lado del cuerpo al que su cerebro  tiene más dificultad en mandar las órdenes.

El proceso de Lateralización permite tener unas referencias claras del espacio y de la dirección y así poder procesar la información escrita con números y letras. Es decir tener un nivel óptimo de lecto-escritura. También permite orientarse en el espacio.

  • Consecuencias de los problemas en la Lateralidad:

    • Problemas relacionados con el espacio y el tiempo.( por ejemplo:  inversiones en letras y números.)

    • Actitudes de inseguridad.

    • Problemas Psicomotrices. (Mala coordinación corporal).

    • Problemas de irritabilidad y de relación con el entorno social.

  • La visión también pasa, de forma paralela al desarrollo del niño, por las etapas pre-laterales para poder llegar a tener una buena visión binocular. Por ello es importante valorar el estado de la lateralidad del niño para descartar problemas relacionados en las dificultades de aprendizaje y bajo rendimiento escolar.

 En Visiorama Kids hacemos un estudio del estado de la Lateralidad del niño junto con el examen optométrico. Y te ofrecemos el tratamiento adecuado en cada caso.

“Consultanos podemos ayudarte” 

Colaborador-Autor: Mª Inmaculada Escudero del Val.
Máster en Optometría Clínica Avanzada. Nº Col.8.371
www.opticasvisiorama.com
C/ Gerardo Diego, 8
28806 Alcalá de Henares, Madrid